noviembre 4, 2014 lopezromera

El serpentón en la música de Mendelssohn

El romanticismo, fue un periodo influenciado por un movimiento intelectual que valoraba lo nuevo, la simetría formal, la armonía, los temas expresivos, la música programática y el color en todos los aspectos de la composición. La experimentación con el color de los timbres fue una de las características comunes de la música en este periodo.

A mediados del siglo XVII, el uso más común del serpentón fue en el ámbito de las iglesias no obstante tocaba en conjuntos instrumentales fuera de la iglesia. A principios del siglo XVIII su uso más común en este periodo fue como bajo en las bandas de música tanto civiles como militares y en particular en España en 1721 ya se utilizó el serpentón en la orquesta en la corte de Felipe V en una obra del maestro Facco, compositor italiano de la corte a partir de 1720.
Tradicionalmente se ha declarado que el serpentón se incorporó a la orquesta para cubrir la parte del bajo en la sección de los metales, lo que sería la base tonal en los graves, algo similar a los bajos de las diferentes secciones de la orquesta. Una lectura más atenta de las primeras anotaciones respecto a este instrumento en la música de Mendelssohn, revela un propósito más colorista que como la base de una sección, dado que el serpentón pasaba completamente desapercibido dentro de la sección de los metales debido a su falta de potencia sonora. De hecho el Serpentón está dispuesto con los Fagotes.
La elección de un instrumento de metal grave en el siglo XVIII a menudo se regía por la disponibilidad local de este, respecto al serpentón, era común en Francia, España… pero prácticamente desconocido en otros países. En la sección de los Fagotes, encontramos la parte de contrafagot en una gran cantidad de obras de la época, pero tenemos que tener en cuenta que este instrumento no siempre estaba disponible en algunas orquestas. De hecho en algunos países como Alemania, Austria… el contrafagot no se conoció hasta mediados del siglo XIX. Teniendo en cuenta esta situación, la parte de contrafagot era interpretada por el instrumento de que se disponía en ese momento, existiendo la sospecha de que por lo general esta parte era interpretada por un Serpentón o Bass horn (instrumento evolucionado del Serpentón). No es, si no la misma situación que se ha vivido en estos últimos años cuando hay que tocar la tuba con una partitura que está escrita para serpentón u Ophicleide por que no se encontraba a ningún instrumentista.
En el siglo XVIII cuando el Serpentón entra a formar parte de las bandas militares, este tuvo una gran evolución sobre todo en la forma, pero no solo en este aspecto, también se añadieron llaves a finales del siglo XVIII para mejorar la afinación y se le dio más robustez en la construcción. De estas evoluciones surgieron el Serpentón Militar, Fagot Ruso (Serpentón vertical) sobre 1789, instrumento en el que habitualmente las campanas estaban talladas con forma de serpiente o de la cabeza de un dragón, dando lugar a una insinuación a su forma original y el Serpentón de Forville entre otros.
A pesar de la mala fama que tuvo el Serpentón, pensemos que es un instrumento que tuvo una gran evolución y adaptación para sus diferentes encomiendas. Irónicamente, desde el siglo XVII y hasta el Siglo XXI, en serpentón ha estado en activo 400 años. Solo durante un breve periodo se le dio por perdido.

Las obras de Mendelssohn que incluyen Serpentón:

1828 Ouvertüre: Meerestille und Glückliche Fahrt, Op. 27
Serpente e Contra Fagotto

1832 Symphony No. 5 Reforma
Serpent

1836 St. Paulus, Op. 36
Serpente

Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *